caídas de los ancianos

La prevención de las caídas de los ancianos, puede ser hecha con el fortalecimiento muscular y ejercicios de equilibrio. La Sexta causa de muerte entre las personas con más de 65 años de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la caída es peligrosa, porque, a diferencia de los jóvenes, los ancianos no pueden protegerse cuando caen, generando hematomas y fracturas.

Para evitar las caídas de los ancianos y con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y funcional, y de reducir el riesgo de ENT, depresión y deterioro cognitivo, se recomienda que:

– Los adultos de 65 en adelante dediquen 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas, o bien algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica durante 75 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.
– La actividad se practicará en sesiones de 10 minutos, como mínimo.
que, a fin de obtener mayores beneficios para la salud, los adultos de este grupo de edades dediquen hasta 300 minutos semanales a la práctica de actividad física moderada aeróbica, o bien 150 minutos semanales de actividad física aeróbica vigorosa, o una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.
– Que los adultos de este grupo de edades con movilidad reducida realicen actividades físicas para mejorar su equilibrio e impedir las caídas, tres días o más a la semana.
– Se realizen actividades que fortalezcan los principales grupos de músculos dos o más días a la semana.
Cuando los adultos de mayor edad no puedan realizar la actividad física recomendada debido a su estado de salud, se mantendrán físicamente activos en la medida en que se lo permita su estado.

Entre los principales beneficios que proporciona la práctica de ejercicio físico en la tercera edad destacan:

– Aumenta la sensación de bienestar general.
– Ayuda a mantener un peso corporal adecuado.
– Rebaja la proporción de grasa corporal.
– Reduce el riesgo de desarrollar diversas patologías como: alteraciones cardíacas, diabetes, o hipertensión.
– Disminuye el estrés y el insomnio.
– Mejora la salud física y psicológica de forma general.
– Fortalece el concepto de autoestima, y de la imagen corporal.
– Ayudar a controlar el nivel de lípidos, azúcar en sangre, etcétera.
– Reduce y retrasa el deterioro cognitivo porque estimula la neuroregeneración.
– Favorece la liberación de endorfinas, sustancias involucradas en el bienestar emocional y la felicidad.
– Disminuye el riesgo de desarrollar depresión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies